Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública | Revista Diabetes

Por: Dr. Luis Raúl Ruiz Rivera, Endocrinólogo, Profesor Escuela de Medicina Ponce Health Sciences University

La glándula tiroides está localizada en la parte anterior del cuello y pesa alrededor de 30 gramos. Está encargada de la producción de hormona tiroidea (tiroxina-­‐T4 y triiodotironina T-­‐3). Es absolutamente necesaria la ingesta y presencia de yodo en la dieta para la formación de estas hormonas. La sal de mesa es la fuente principal a través de la cual obtenemos el yodo que necesitamos. Por eso es importante que la sal que utilicemos sea sal yodada y sea utilizada  en  la cantidad  adecuada (una ingesta diaria no mayor de 1600 mg a 2 gramos diarios).

Cambios en la hormona

Una vez la hormona es producida y está en la circulación va a sufrir varios cambios. Un cambio importante es la conversión a T3 que es el metabolito activo de la hormona tiroidea. Las acciones dentro de las células son a través de receptores específicos que, al activarse, llevan a cabo la misión metabólica indicada en: tejido adiposo, hueso, el crecimiento, el corazón, sistema nervioso, metabolismo de las grasas y carbohidratos (azúcares), y otros.

Causas

Según hemos indicado, el hipotiroidismo (bajos niveles de la hormona tiroidea) es la causa más frecuente de enfermedad tiroidea y se produce principalmente debido a una enfermedad autoinmune conocida como tiroiditis de Hashimoto. También algunos alimentos interfieren con la formación de hormona tiroidea como: yuca, brécol, almendras y espinacas, entre otros.

La determinación de TSH (hormona estimuladora del tiroides) es el parámetro más sensible para el diagnóstico del hipotiroidismo. Su elevación es indicativa de que la función del tiroides es insuficiente. Este fenómeno se produce antes de que comiencen a descender en la sangre las concentraciones de hormonas tiroideas (T4 y T3).

También puede interesarte:  Diabetes y obesidad en embarazadas duplicarían riesgo de disrafismo espinal en bebés

Generalmente, en el hipotiroidismo establecido, además de la elevación de TSH, se produce un descenso de T4. El nivel de T3 con frecuencia se encuentra dentro de la normalidad. Puede acompañarse de una determinación de T4 y de anticuerpos antitiroideos si se desea conocer si la causa se debe a fenómenos de autoinmunidad (enfermedad de Hashimoto).

Síntomas

Hay que tener en cuenta que entre el TSH y el tiroides que produce T3 y T4 existe un mecanismo de retroalimentación negativa (feedback). O sea, que cuando el tiroides produce menos hormona tiroidea, la glándula pituitaria responde aumentando sus niveles de TSH y, por esta razón, el diagnóstico de hipotiroidismo se hace por niveles de TSH elevados.

Muchas veces los síntomas del hipotiroidismo pasan desapercibidos, ya que pueden ser sutiles y confundirse con otras condiciones, a saber: depresión, apatía e indiferencia, piel reseca, caída del cabello, frío en exceso, estreñimiento, problemas en la menstruación, infertilidad, disfunción eréctil, disminución de la libido, entre otros. Además, al principio del diagnóstico, cuando no ha sido tratado, puede haber edema e hinchazón por retención de líquidos con ligero aumento de peso sin ser esta una causa de sobrepeso y obesidad. O sea, que no debemos atribuir la obesidad y sobrepeso a problemas del tiroides.

Diagnóstico

Se requiere la pericia y experiencia de un endocrinólogo, unido a un buen historial y examen físico para llegar al diagnóstico correcto.

Una vez diagnosticado, el hipotiroidismo es tratado con medicamentos de levotiroxina sódica a saber: Synthroid, Levoxil, Levothroid, medicamentos de marca cuya biodisponibilidad y control de calidad son aceptables.

Tratamiento

Las guías del American Association of Clinical Endocrinology y el American College of Endocrinology no aceptan ni promulgan la utilización de levotiroxina genérica que, aunque sean menos costosos, no cumplen con los requisitos de biodisponibilidad y concentraciones adecuadas.

También puede interesarte:  Relación de la enfermedad periodontal y la diabetes

Cuando se utiliza una levotiroxina genérica, por el hecho de no contener la concentración adecuada del producto, se puede tener un desequilibrio hormonal, lo cual conlleva a hacerse laboratorios de TSH y T4 más frecuentemente con los costos que eso conlleva y con los síntomas que usted va a padecer.

Además, se está utilizando otro preparado de hormona tiroidea llamado Cytomel (T3) con el propósito de perder peso. Esta práctica no cuenta con estudios aleatorios y contundentes que justifiquen su uso. También algunos psiquiatras la utilizan en dosis bien baja como estabilizadores del humor (mood stabilizers) en pacientes con depresión que no responden a los antidepresivos usuales.

En conclusión, la glándula tiroides es muy importante en el funcionamiento del cuerpo humano, ya que, como hemos visto interviene en muchas de sus funciones metabólicas.

Este artículo hace parte de nuestra más reciente edición impresa. ¡Conócela y descárgala completamente gratis! Clic aquí.

Comentarios de Facebook