Como bien sabemos, los altos niveles de glucosa sangre tienen un impacto en los ojos, las manos, los pies, los riñones y el área genital, de manera que, en algunos casos, es posible que la candidiasis sea consecuencia de la diabetes.

En primera instancia, debemos entender que la candidiasis es un crecimiento excesivo de hongos (infecciónes fúngicas) en la zona genital. Esta condición con frecuencia se presenta en persona con diabetes, ya que los niveles altos de azúcar en la sangre contribuyen a altos niveles de azúcar en la orina, que contribuyen a la proliferación de hongos.

¿Cómo identificar la candidiasis?

Los primeros síntomas de candidiasis suelen ser sutiles, de modo que es común pasarlos por alto, sin embargo, al no tener un tratamiento, la exacerbación se torna en signos totalmente incómodos.

  • Picazón intensa
  • Sensación de escozor o ardor
  • Dolor en la micción
  • Olor leve
  • Secreción blanca
  • Enrojecimiento de la zona
  • Hinchazón
  • Dispareunia

La presencia de estos signos no significa, por supuesto, que se padezca candidiasis, sin embargo, es una patología frecuente, así que debe tenerse en cuenta la posibilidad de padecerla.

El tratamiento de candidasis para personas diabéticas

  • Equilibrar los niveles de glucosa en sangre es imprescindible para mejorar y prevenir algunas complicaciones derivadas de la diabetes, para ello algunos especialistas recomiendan realizar ejercicio físico moderado y no someterse a dietas sin supervisión de un especialista.
  • Controla los bajones de azúcar, evita pasar más de 5 horas sin comer. Los expertos recomiendan tener al día de 4 a 5 comidas al día, en menor cantidad, por supuesto.
  • Solicita con tu médico información y consejos sobre cómo mantener una dieta equilibrada. Pero no dejes de evitar carbohidratos refinados.
También puede interesarte:  Diálisis en pacientes diabéticos con enfermedad renal terminal: el reto terapéutico

Candidiasis en hombres diabéticos

Esta condición en pacientes masculinos se conoce como “tiña inguinal”, y por lo general es causada por el uso de suspensorios sudorosos por largos periodos de tiempo; y al igual que en las mujeres, el riesgo de desarrollar candidiasis aumenta debido a los altos niveles de azúcar en sangre y en orina.

Las infecciones suelen aparecer alrededor del testículo y en la parte interna de los muslos y de los glúteos, también pueden presentarse molestias dentro y alrededor de la cabeza del pene en hombres incircuncisos.

Comentarios de Facebook