Seguir un estilo de alimentación saludable debe convertirse en una prioridad para el paciente diabético y hacerlo en realidad no debe considerarse una tarea complicada.

Para ello, se debe tener cuidado desde el preciso momento en el que se planea ir de compras, para garantizar que llevemos a casa alimentos sanos que te permitan preparar una alimentación de calidad, que cuide no solo de ti como paciente, sino que logre aportar los nutrientes necesarios al resto de la familia.

El magnesio regula los niveles de azúcar en la sangre, por lo que, no debes olvidar incluir legumbres o verduras de hoja verde como las espinacas y el brócoli, pescado azul y para picar podrías acudir a los frutos secos por su gran aporte de grasa vegetal de muy buena calidad recomendado para todas las edades.

El consumo de lácteos descremados te ayudará a mantener controlada la cantidad de calorías que consumes a diario. Si tienes pequeños en casa, puedes preparar los alimentos de todos con esta leche y reforzar su alimentación con yogur o queso para que no afectes su peso y su ingesta calórica.

Las proteínas tampoco deben faltar en la mesa, ya que estas no afectan los niveles de glucosa, por lo que puedes incluir, atún, salmón, otros tipos de pescados, carnes en todas sus variedades y sin duda el huevo.

Evita llevar a casa azúcar de mesa, pan blanco, pasta y arroz común, sodas o bebidas azucaradas en polvo o productos como galletas, pasteles y bizcochos. Si es posible, cámbialos por productos preparados con cereales integrales, encontraras muchos realmente deliciosos y no olvides preparar tus propios jugos en casa, así evitaras las adiciones de azúcar y podrás disfrutar de bebidas variadas y frescas.

También puede interesarte:  Prediabetes: posible causante de otras enfermedades graves

Para ti que eres diabético, seguir una dieta rica en fibra es transcendental, pues esto favorece la absorción de los hidratos de carbono generando mayor control sobre la glucemia. Lo mejor, es acompañar todos los almuerzos y cenas con una gran porción de ensaladas que puedes variar adicionando frutos secos, frutas, verduras y carnes.

Conviene que tu dieta sea pobre en productos procesados como salchichas, mortadelas y hamburguesas o demás productos con alto contenido de harinas y azúcar.

Refuerza tus comidas con frutas enteras para que no pases mucho tiempo sin consumir alimentos; maneja horarios fijos e intenta alimentarte cada 3 o 4 horas al día.

Comentarios de Facebook