¿Sabía que sus niveles de insulina varían a lo largo del día?. Su cuerpo está programado para segregar más o menos insulina según el momento de la jornada. Si sufre de diabetes tipo 2 controlarlo es aún más importante.

Abrir la persiana al levantarse

Seguir a oscuras tras despertarse puede desequilibrar las hormonas, afecta los niveles de melatonina y cortisol, lo que favorece el desarrollo de diabetes 2 según un reciente estudio realizado en Melbourne, Australia

Hacer un buen desayuno

Haga un desayuno completo. La insulina es más eficiente por la mañana y por ello, es el mejor momento para tomar alimentos más energéticos. Moderar el azúcar, pero también la sal. Un estudio reciente del Instituto Karolinska de Estocolmo ha demostrado que por cada media cucharada extra de sal que se toma al día aumenta un 65% el riesgo de esta seria enfermedad. Recuerde que los cereales industriales aportan azúcar y sal, y que el salvado de avena, rico en fibra, es ideal para controlar la glucosa.

Caminar después de comer

El ejercicio es básico para evitar el sobrepeso y una nueva investigación de la Universidad de Glasgow, Escocia concluye que , en casos de obesidad, una pérdida de 15 kg podría incluso revertir la diabetes tipo 2. En general, para personas que quisieran controlar la glucosa, investigadores de Otago, Nueva Zelanda han visto que optar por una caminata después de comer es lo más eficaz.

Comer a su hora

Comer a su hora y terminar con café. Seguir horarios fijos de comidas ayuda a regular la glucosa, según la Univ de California en Estados Unidos y si ya tiene diabetes 2 y es mujer, terminar la comida con café puede ayudarle, según un reciente ensayo clínico portugués.

También puede interesarte:  "Avances emocionantes" en diabetes

No olvide la merienda

No olvides la merienda y añada fibra. Seis comidas al día son mejor que 3 para las personas diabéticas y con sobrepeso que tratan de regular la glucosa, apunta un estudio presentado por la Asociación Europea de Diabetes. Y mejor si toma una pieza de fruta. La Escuela de Medicina de Salud de Harvard en los Estados Unidos, aconseja incluir fibra soluble en la dieta para mejorar la sensibilidad a la insulina.

Darse un baño con agua caliente

A última hora del día el páncreas descansa y la producción de insulina disminuye notablemente. Por ello, conviene no excederse con las calorías. Además, si antes de acostarse se da un baño caliente, libera proteínas que ayudan a reducir la glucosa, según la Univ de Loughborough en Singapur.

El paracetamol altera sus mediciones

Si es diabética, la meditación de la glucosa puede ser imprescindible para regular las dosis de insulina, pero al parecer, el paracetamol altera el resultado. Según la Asociación Americana de Diabetes, esto afecta a la reacción química de la tira reactiva. A las 3 horas tomar 1 g el glucómetro por error 60 mg/dl más.

Comentarios de Facebook