Ante el diagnóstico de diabetes, lo normal es sentirse ansioso por todo lo que esta condición conlleva (los exámenes y controles diarios, un nuevo estilo de vida e incertidumbre sobre el futuro).

Tristemente, las personas creen que no serán capaces nunca de medirse la concetración de azúcar den la sangre ni de inyectarse la insulina que requieren para mantenerse sanas, sin embargo, con el paso del tiempo este tipo de acciones se añaden a las actividades rutinarias como cepillarse los dientes o incluso ducharse.

De cualquier manera, lo importante es poder aceptar todo aquello que sentimos y que pensamos para poder distinguir pensamientos positivos de pensamientos intrusivos que puedan incluso lastimarlos más.

Cómo afrontar las emociones

  • Tómate el tiempo que necesites para aceptar estos cambios que se están presentando y los que vienen. Lo cierto es que cuando te familiarices con la enfermedad y aprendas a controlarla por ti mismo, vas a cambiar la perspectiva frente a la diabetes y te será mucho más fácil afrontar los altibajos emocionales que probablemente se van a presentar.
  • Sigue tu plan de control de diabetes tal como lo ha ordenado el especialista. Saltarse la medicación, dejar de lado el plan de alimentación y dejar de lado los controles de glucosa pueden desembocar en resultados peligrosos. Lo más recomendable es que tengas acompañamiento constante por parte de tu médico, para que puedas expresar con él lo que sientes, incluso cuando anímicamente te encuentres muy bien.
  • No te guardes las cosas para ti, si te sientes triste, confundido, avergonzado o preocupado, lo más sano es que puedas exteriorizarlo con una persona de tu entera confianza. Dar el primer paso siempre es difícil, pero es necesario para que puedas dejar de sentirte de esa manera; normaliza el hecho de hablar y expresar tus emociones.
  • Pide más apoyo en caso de que así lo requieras; algunas afecciones silenciosas como la depresión o la ansiedad pueden presentarse ante el diagnóstico de la diabetes. Es completamente normal que durante el tratamiento de la diabetes también tenga que intervenir un profesional de la salud mental, nunca es demasiado apoyo.
  • Cuida de ti mismo de la manera correcta, cuida tu alimentación, tu dieta, evita el sedentarismo y no dejes de vivir tu vida, por el contrario, la vida cotidiana te ayudará a sentirte mucho mejor.

Comentarios de Facebook
También puede interesarte:  La diabetes tipo 1 en niños