Muchos de los pacientes hombres diagnosticados con diabetes han manifestado problemas relacionados con su vida sexual, esto se debe a que altos niveles de glucosa a lo largo de los años puede ocasionar daño en los tejidos y fibras del pene que impiden una normal erección. El daño en el tejido no permite que las fibras musculares del pene se relajen y es por esta razón que el pene no se puede llenar durante la erección.

En este caso lo primero que aconsejan los expertos es hablar con el médico ya que con frecuencia los hombres por vergüenza callan este síntoma de la enfermedad o desconocen que la disfunción es derivada de la diabetes.

Sin embargo, existen varias opciones de tratamiento para que este síntoma llamado disfunción eréctil mejore y así recuperar su vida sexual. Siempre se debe consultar con el médico para saber cual es la opción más confiable en su caso.  

Tratamientos

Medicamentos orales

Existen medicinas que ayudan al paso del flujo sanguíneo por el pene para que se de la erección y se pueda mantener.

Supositorio

Es un mini supositorio con un aplicador que se inserta en la punta del pene, este libera un medicamento que a su vez aumenta el flujo sanguíneo

Inyecciones

Estas se pueden aplicar al costado o en la base del pene, el líquido inyectado actúa igual que las otras opciones aumentando el flujo sanguíneo.

Dispositivo o bomba de vacío

Es un tubo hueco que se debe colocar sobre el pene, al mismo tiempo que una bomba manual genera una succión de vacío, de esta manera se empuja la sangre hacía el pene, una vez conseguida la erección se coloca un anillo en la base del pene para crear tensión y mantener la rigidez.  

También puede interesarte:  Los niños con diabetes tipo 1 tienen un mayor riesgo de hospitalización o de tener un curso severo de COVID-19

Implantes o Prótesis de pene

Es un dispositivo hidráulico que se implanta en el pene con en una intervención quirúrgica sencilla, el dispositivo se activa a través de una bomba muy pequeña e imperceptible al ojo que se ubica entre los dos testículos.

Comentarios de Facebook