Una diabetes que aparece de pronto podría estar avisando de cáncer de páncreas, en concreto la diabetes 3c. Así lo han descubierto investigadores del CNIO. Una información muy valiosa que ayudaría a detectar este tumor en fase iniciales.

El 95% de los enfermos de cáncer de páncreas fallecen. La tasa de mortalidad de este tumor es elevada y la principal causa de que esto sea así es su diagnóstico tardío.

El cáncer de páncreas no da síntomas en las fases iniciales de la enfermedad y cuando se detecta, la mayoría de las veces ya es demasiado tarde.

Con este panorama, todas aquellas herramientas que ayuden a detectar el tumor en su inicio abrirán una puerta a la esperanza y a la supervivencia, para estos pacientes.

El reciente hallazgo de un grupo de investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) liderado por Núria Malats puede ser un gran paso en este sentido. El equipo de investigadores del CNIO ha descubierto que:

–   La diabetes tipo 3c puede ser una manifestación temprana del cáncer de páncreas.

–   Este dato es valioso ya que ayuda para  establecer grupos de riesgo y permitir que estos pacientes de diabetes 3c entren a formar parte de programas  de diagnóstico temprano de cáncer de páncreas y así aumentar su supervivencia.

Diabetes y páncreas, una relación peligrosa

Ya se sabía que la diabetes y el cáncer de páncreas estaban relacionados y es lógico porque el páncreas es el órgano encargado de segregar la insulina que en personas diabéticas no se produce de manera normal.

De hecho, un 50% de los pacientes con cáncer de páncreas tienen diabetes. Sin embargo, el reto pendiente era averiguar cuál era la causa y cuál la consecuencia, dónde empezaba todo.

También puede interesarte:  SPED recomienda no interrumpir la Metformina para tratar la diabetes tipo 2

La mayoría de las investigaciones realizadas hasta ahora se han centrado en estudiar si la diabetes podría causar cáncer, pero el equipo de Malats decidió darle la vuelta y cuestionar  por primera vez  si el cáncer de páncreas podría causar diabetes.

“Para contestar a esta pregunta hemos realizado un estudio europeo en el que han participado 6 países y hemos analizado la información de más 3.500 personas utilizando innovadoras técnicas de análisis epidemiológico y estadístico”, explica Malats.

Los resultados del estudio, que han sido publicado en la revista Gut, revelan que:

–   El cáncer de páncreas es la causa del desarrollo de diabetes tipo 3c en un 26% de los casos.

Diferencias entre la diabetes tipo 2 y 3c

La diabetes tipo 3c o pancreatogénicas supone un 5- 10% de todos los casos de diabetes en Occidente.

Se caracteriza por una inflamación del páncreas que frena  la producción de insulina. Por tanto, tiene su origen en el propio páncreas y no es una alteración en la producción de insulina cómo ocurre en la diabetes tipo 2.

A diferencia de la diabetes 2 que es de largo recorrido, la 3c es de nueva aparición. El estudio de Malats ha visto que la aparición de la diabetes se producía justo dos años antes del diagnóstico de cáncer de páncreas, lo que hace pensar que es una manifestación temprana del tumor.

El problema es que no hay marcadores específicos para detectarla, por lo que se suele confundir erróneamente con la diabetes tipo 2.

Los investigadores también han comprobado si la diabetes 2 tiene relación con este tumor, pero no se ha podido establecer una asociación de causa- efecto clara. “La relación entre cáncer de páncreas y diabetes tipo 2 es muy compleja y la obesidad también juega un papel, no podemos decir que cause cáncer ni que el tumor la provoque”, agrega Malats.

También puede interesarte:  Diabetes gestacional aumenta el riesgo de hipoxia fetal durante el parto

Los médicos deben estar alerta

La Dra. Malats insiste  en que los médicos deben estar muy atentos a esas diabetes que aparecen de pronto porque seguramente son de tipo 3c. “Los endocrinólogos, diabetólogos o médicos de cabecera deberían plantearse si esas diabetes tienen su origen en el páncreas  y están provocadas por un tumor”, alerta.  

Esto permitiría establecer poblaciones de riesgo de cáncer de páncreas y llevar un control exhaustivo  sobre ellos realizando pruebas de forma periódica para ver si hay indicios de tumor, lo que permitiría actuar en las primeras fases de la enfermedad.

Si el paciente es obeso, fumador y tiene más de 65 años al debutar en la diabetes, las probabilidades de que sea 3c son aún mayores. Todo estos datos ayudarían a los médicos de cabecera a detectar posibles casos.

El descubrimiento se puede trasladar al Sistema Nacional  de Salud para ayudar a la detección temprana del cáncer de páncreas.

Una herramienta, sin duda, interesante. No hay que olvidar que en Europa hay más muertes por cáncer de páncreas que por cáncer de mama.

Comentarios de Facebook