El podólogo tiene un papel fundamental en la prevención y el tratamiento el pie diabético, así como en la reducción de casos de amputaciones derivadas de esta enfermedad. Este profesional cuenta con una formación y una visión integral del pie, específicamente del pie diabético.

Los conocimientos de este experto deben aprovecharse para el beneficio de la sociedad. Es definido en algunas de las unidades como el «gatekeeper», es decir, coordinador y mediador con los pacientes. La especialización con la que cuenta este profesional sanitario es la indicada para la prevención y atención de los perjudicados.

El síndrome del pie diabético es una complicación derivada de la diabetis. Sus consecuencias reducen de manera considerable la calidad de vida de los afectados. Esta enfermedad está considerada como la primera causa de amputaciones no traumáticas de extremidades inferiores.

Asimismo podemos citar algunos de los efectos de esta enfermedad, como son: la alteración de la presión arterial, la posible alteración de la vista, especial relevancia en el deterioro progresivo de la sensibiidad (neuropatía periférica) y una mayor propensión a desarrollar lesiones de importancia como son las úlceras, especialmente en zonas de presión.

El grupo de Trabajo Internacional sobre el pie diabético (IWGDF), la Federación Internacional de Diabetes (IDF) y la Asociación de Diabeeis Americana (ADA) también defienden que «los ciudadanos afectados por esta patología se deben organizar alrededor de unidades multidisciplinares en las cuales se debe incluír la figura del podólogo en cualquiera de los niveles de atención.

Algunos datos que reflejan la importancia del tratamiento del pie diabético son los siguientes:

  • El 84% de las amputaciones mayores en pacientes con diabetis se deben a una úlcera en el pie diabético
  • El 5% de los pacientes con diabetis desarrollará una úlcera de pie diabético
También puede interesarte:  Alimentos aliados para combatir la diabetes

Fuente consultada: CopogaBlog

Comentarios de Facebook