Cuando los niveles de glucosa, grasa y triglicéridos son muy altos en la sangre, se pueden llegar a dañar los nervios de nuestro cuerpo, dependiendo del tipo de afectación se pueden presentar diferentes síntomas, pero entre los más comunes están: dolor, entumecimiento en los pies, problemas con las funciones de los órganos internos, como el corazón y la vejiga.

Existen diferentes tipis de neuropatías:

Periférica: Es un tipo de daño en los nervios que afecta las extremidades principalmente, los pies, las piernas, las manos y los brazos; es la neuropatía más usual, debido a que entre un tercio y la mitad de las personas con diabetes sufre de esta condición.

Autonómica: En este caso el daño es en los nervios que controlan los órganos internos, provocando consecuencias en el ritmo cardiaco, la presión arterial, el sistema digestivo, la vejiga, los órganos sexuales, las glándulas sudoríparas y los ojos. En casos más avanzados puede ocasionar una hipoglucemia inadvertida.

Focales:  Su daño principal es hacia los nervios individuales, afectando la cabeza, el torso, las manos o las piernas; entre los tipos más comunes de esta neuropatía están el síndrome de atrapamiento de los nervios y el síndrome del túnel carpiano. 

Proximal:  Es el tipo de neuropatía menos frecuente, pero el más incapacitante, debido a que su daño es en los nervios de la cadera, glúteo o muslo; generalmente este solo afecta un lado del cuerpo, sin embargo, en ocasiones puede extenderse al otro lado. Con un buen tratamiento los síntomas pueden mejorar gradualmente en un periodo de meses e incluso años.

En caso de experimentar alguno de los síntomas mencionados, te recomendamos acudir inmediatamente con tu médico. De igual manera para evitar estas afecciones te aconsejamos estar pendiente de tus niveles de glucosa en la sangre.

Comentarios de Facebook
También puede interesarte:  COVID puede favorecer desarrollo de diabetes lesionando el páncreas y disminuyendo producción de insulina