En una persona sin diabetes, la producción de cetonas es la adaptación normal del cuerpo a la inanición. Los niveles de azúcar en sangre nuca suben demasiado, porque la producción es regulada por justo el equilibrio exacto de insulina, glucagón y otras hormonas. Sin embargo, en un individuo con diabetes, pueden desarrollarse niveles peligrosos de cetonas que resulten en una amenaza para la vida.

Las cetonas y cetoácidos son combustibles alternativos para el cuerpo que se fabrican cuando hay escasez de suministro de glucosa. Se fabrican en el hígado de la descomposición de las grasas.

Las cetonas se forman cuando no hay suficiente azúcar o glucosa para alimentar las necesidades de combustible del cuerpo. Esto ocurre durante la noche, y durante las dietas o ayuno. Durante estos períodos, los niveles de insulina están bajos, pero los niveles de glucagón y epinefrina están relativamente normales. Esta combinación de insulina baja, y niveles relativamente normales de glucagón y epinefrina hace que se libere grasa desde las células grasas. Las grasas viajan a través de la circulación sanguínea para llegar al hígado donde son procesadas para convertirse en cuerpos cetónicos. Los cuerpos cetónicos luego circulan de regreso hacia la corriente sanguínea y son recogidos por el músculo y otros tejidos para alimentar el metabolismo del cuerpo. En una persona sin diabetes, la producción de cetonas es la adaptación normal del cuerpo a la inanición. Los niveles de azúcar en sangre nunca suben demasiado, porque la producción es regulada por justo el equilibrio exacto de insulina, glucagón y otras hormonas.

Sin embargo, en un individuo con diabetes, pueden desarrollarse niveles peligrosos y amenazantes para la vida. Cuando no hay suficiente insulina, las células grasas siguen liberando grasa hacia la circulación, y el hígado sigue fabricando más y más cetonas y cetoácidos. Los niveles crecientes de cetoácidos hacen que el pH de la sangre sea demasiado bajo (acidótico/cetoacidosis diabética), lo que es una situación de emergencia médica y exige atención médica inmediata.

Es muy importante que alguien con diabetes tipo 1 comprenda la cetoacidosis, porque tiene el riesgo más alto de desarrollar niveles peligrosos de cetonas. Sin embargo, la cetoacidosis también puede ocurrir en alguien con diabetes tipo 2 si existe un incremento importante en la resistencia a la insulina (tal como en una infección o en un tratamiento con esteroides) o reducción en la liberación de insulina desde el páncreas.

Comentarios de Facebook
También puede interesarte:  Dispositivo mejora el control glucémico en pacientes con hiperinsulinismo