Una de cada siete personas en los Estados Unidos padece de diabetes. La población hispana sería la que presenta con mayor frecuencia problemas relacionados a esta enfermedad crónica.

Este aumento en las cifras ha provocado un cambio importante en las pautas oficiales para determinar la edad en la que personas con ciertas características comiencen a controlar sus niveles de azúcar en la sangre.

El U.S. Preventive Task recomienda que las personas que tienen sobrepeso deben comenzar a hacerse la prueba de diabetes a la edad de 35 años, cinco años antes que las pautas oficiales hasta la fecha. La recientemente medida se dio a causa del crecimiento exponencial de las enfermedades crónicas en el país que, incluso, se podría estar enfrentando una “epidemia de obesidad.”

Según la última investigación publicada en la revista JAMA, uno de cada siete estadounidenses en el país sufre actualmente de diabetes, una cifra récord. Este ha sido el sustento para la implementación del cambio de pautas. Los hispanos tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes, las cifras indican el doble de prevalencia en comparación con la población no hispana.

Como resultado de este diagnóstico, los hispanos también tienen el doble de probabilidades de desarrollar complicaciones que, generalmente, se agravan por un diagnóstico tardío a causa de factores como las dificultades para acceder a la atención médica.

La diabetes aumenta el riesgo de enfermedades graves debido al coronavirus. También está relacionado con problemas cardiovasculares, renales y de visión. Pero el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado pueden prevenir o, al menos, retrasar el desarrollo de estos problemas de salud.

Comentarios de Facebook
También puede interesarte:  Cómo controlar el azúcar en un mes