En las personas con diabetes tipo 2, pasar de los hábitos  saludables y la medición oral a las inyecciones de insulina puede generar diversos temores que hagan que retrasen el inicio del tratamiento.

Al inicio del tratamiento con insulina, muchas personas con diabetes manifiestan temor y resistencia a tratarse. Es lo que se conoce como resistencia psicológica a la insulina y afecta a aproximadamente el 30% de los afectados.

Diabetes en España

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica que se caracteriza por niveles elevados de glucosa en la sangre. Está muy relacionada con la obesidad y la vida sedentaria. La diabetes tipo 2 es más común en los adultos, pero en los últimos años ha incrementado su incidencia entre los niños, debido principalmente al aumento de la obesidad infantil.

Según los últimos estudios del estudio Di@bet. Es decir, el 13,8% de los españoles mayores de 18 años tienen diabetes tipo 2 lo que equivale a más de 5,3 millones de personas.

 Tratamiento para la diabetes tipo 2

“ En la mayoría de los casos, la inyección de insulina no suele llegar de entrada cuando le diagnostican”, explica Carmen Yoldi, enfermera de práctica avanzada en diabetes. El tratamiento inicial acostumbra a consistir en un plan de alimentación equilibrada un poco baja de calorías para perder peso, la práctica de ejercicio físico  y medicación oral para ayudar a que la insulina que el cuerpo segrega trabaje mejor.

Sin embargo, como comenta Yoldi la evolución natural de la enfermedad a menudo hace que progresivamente el páncreas trabaje peor y al final haya que acabar poniendo insulina.

¿Qué miedos genera el tratamiento con insulina?

En el momento en el que el tratamiento pasa a ser la inyección de insulina, muchos pacientes muestran resistencia psicológica, que puede deberse a diversos factores.

También puede interesarte:  Retinopatía diabética: cuando la diabetes afecta la visión

Por un lado, está el miedo al dolor que pueda causar el pinchazo. Este es un miedo bastante común, pero que suele desaparecer tras los primeros pinchazos. Por otro lado, durante el tratamiento inicial es común que las personas con diabetes oigan de sus médicos o de su entorno el mensaje de que si no siguen bien la dieta y los hábitos saludables acabarán pinchándose insulina.

“Eso queda en el subconsciente y cuándo le dicen que se tiene que pinchar insulina va asociado a que está mucho peor” comenta la experta. Esta creencia hace que en algunos casos la persona se resista a iniciar el tratamiento.

Otros factores como la falta de conocimiento sobre la enfermedad o el estado emocional de la persona, también pueden hacer que se retrase el inicio del tratamiento con insulina.

Estrategias para vencer la resistencia psicológica a la insulina

Está demostrado que poner estos consejos en práctica ayuda a sobrellevarlo mejor:

Hablar con el médico

Consultar las dudas sobre la  enfermedad y compartir con el personal sanitario los temores acerca de la enfermedad ayuda a perder el miedo a la insulina. Es la manera más efectiva para disipar las falsas creencias tanto sobre la enfermedad como sobre el tratamiento.

En un reciente estudio, se halló que el 75,9% de las personas con diabetes tipo 2 considera que el hecho de que su médico esté disponible para resolver sus inquietudes les ayuda a perder el miedo al tratamiento con insulina.

Conocer mejor qué es la insulina

Tener la suficiente información sobre qué es la insulina, cómo funciona y cómo puede ayudar es también una gran ayuda.

También puede interesarte:  Causas secundarias de la diabetes: Cuidados y prevención

El 74,6% de los encuestados indicó que tener más  información sobre la insulina ayuda a perderle el miedo

Abordar el temor al dolor

Familiarizarse con el bolígrafo de insulina y comprobar que las agujas son muy finas y cortas es una buena manera de perder el miedo a la inyección. Un 73% de las personas destacan que conocer mejor el dispositivo reduce su resistencia psicológica a la insulina.

Cambiar la aguja

El pinchazo duele menos si se cambia la aguja en cada inyección. La punta de la aguja tiene forma de bisel y es tan fina que al atravesar la piel se despunta.

Comentarios de Facebook