La nefropatía diabética o la enfermedad renal diabética, es una complicación grave de la diabetes tipo 1 y tipo 2, esta condición se caracteriza por afectar la función de los riñones, las cuales principalmente son eliminar desechos y exceso de líquidos del cuerpo.

La manera más eficaz de prevenir o retrasar esta complicación es mantener un estilo de vida saludable, comer balanceado, hacer ejercicio y controlar de manera constante y adecuada los niveles de glucosa en la sangre y la presión arterial alta. Al no ser tratada ni diagnosticada a tiempo, esta enfermedad, con el transcurso de los años, puede dañar lentamente el delicado sistema de filtración de los riñones.

En las primeras etapas, es muy usual y probable que no notes ningún síntoma o signo de alerta, sin embargo, conforme va avanzando, podrás notar algunos de estos síntomas: empeoramiento del control de la presión arterial, proteína en la orina, aumento de la necesidad de orinar, menor necesidad de insulina o medicamentos para la diabetes, confusión o dificultad para concentrarse, falta de aire, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, picazón constante, fatiga e hinchazón de pies, tobillos, manos u ojos.

Para prevenir esta enfermedad te recomendamos, acudir a tus citas médicas anuales, para comprobar el grado de control que tienes sobre la diabetes y para detectar la nefropatía diabética y otras complicaciones. De igual manera, es crucial que mantengas controlada tu diabetes u otras enfermedades que puedan incrementar el riesgo, así mismo, mantener un estilo de vida saludable y un peso ideal.

Te aconsejamos que ante cualquier signo de alerta o síntoma anteriormente mencionado, consultes a tu médico de confianza, de igual manera, si sufres de diabetes es relevante que acudas a tu médico con frecuencia para evitar esta complicación.

Comentarios de Facebook
También puede interesarte:  Cómo vencer la resistencia psicológica a pincharse insulina