Ya sea en la playa, montaña o ciudad, es de vital importancia que continúes cuidando tus niveles de glucosa en la sangre, por eso te traemos una serie de recomendaciones para que sea mucho más fácil y cómodo.

Insulina: 

Si dentro de tu tratamiento usas insulina, es crucial que la lleves contigo. Te recomendamos llevar el doble o incluso el triple de las dosis que podrías necesitar, de igual manera, siempre cárgala en tu bolso de mano y si vas acompañado o acompañada, comparte la dosis para prevenir pérdidas. Sin embargo, a la hora de viajar no te aconsejamos llevar tu insulina en la maleta del avión, debido a que podría congelarse y estropearse.

Alimentos: 

Te recomendamos seguir con los cuidados en tu alimentación, procura tomar bebidas embotelladas, té y café calientes; y comer verduras cocidas, frutas con piel, bien peladas y lavadas, carne/pescado bien cocido/frito. De igual manera, siempre lleva contigo alimentos para mantener tu glucemia o sustituir alguna comida sin afectar la cantidad de tus carbohidratos.

Cambios de horario:

Si viajas al extranjero, ten en cuenta los cambios de horario y ajusta tus dosis de insulina para mantener tus niveles de glucosa bajo control. En algunos casos, podrías necesitar una dosis extra o incluso, suprimir una dosis; también te recomendamos utilizar una insulina rápida para manejar estos cambios.

Aspectos generales: 

En general, es crucial que viajes con ropa cómoda, sobre todo los zapatos, esto debido a que puedes llegar a caminar mucho y podría ocasionar algunas heridas. De igual manera, lleva contigo de ser necesario y si se ajusta a tu tratamiento, un glucómetro y tiras reactivas, pinchador y lancetas, tiras de cetonemia o cetonuria, agujas para boli de insulina. Y si llevas bomba de insulina, no olvides: catéteres, reservorios, pinchador y pilas para la bomba.

También puede interesarte:  La importancia de las emociones en la diabetes

Con estos inolvidables, podrás viajar sin preocupaciones y disfrutarlo al máximo.

Comentarios de Facebook