Para garantizar una mejor calidad de vida se requiere de algunos complementos para algunos que pacientes que mejoran su pronóstico tras cambiar hábitos.

Los tratamientos para algunas condiciones crónicas se administran de forma individualizada ya que depende de cómo está evolucionando el paciente respecto a  la enfermedad, cuando un individuo es diagnosticado de diabetes, generalmente el médico de atención recomienda cambiar algunos hábitos alimenticios y seleccionar determinados nutrientes que le permitan a esta persona regular la glucosa.

Cuando en ciertos casos no existe mejoría alguna del paciente frente a algunas recomendaciones básicas como: alimentos, suplementos o medicamentos, se inicia con tratamiento enfocado y en este caso con metformina, fármaco especializado en el manejo de la diabetes cuya función está centralizada en regular la insulina que suele afectarse por la condición.

En entrevista con la revista Medicina y Salud Pública (MSP), la doctora Leticia Hernández, Presidenta electa de la Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología, explica la función de la metformina, el tipo de administración y el beneficio para los pacientes diagnosticados con diabetes tipo 2.

“La metformina es uno de los medicamentos que se recomienda luego de lo principal en el manejo de la diabetes tipo 2 que son el cambio en el estilo de vida los cuales son una dieta saludable y el ejercicio regular para el manejo de la enfermedad. La metformina ayuda a controlar uno de los principales defectos de la diabetes tipo 2 que es la resistencia a la insulina lo que quiere decir que ayuda a que nuestros tejidos puedan utilizar mejor la insulina y también evita que liberemos glucosa a través del hígado que es el que hace que nuestros niveles de glucosa suben más en el cuerpo”, explicó la directora electa.

Administración

También puede interesarte:  El café filtrado podría reducir el riesgo de diabetes tipo 2

Gracias a estudios preliminares de la metformina existe una predisposición para evitar que se manifieste la diabetes, donde aquellos pacientes que ya han sido diagnosticado o presentan un factor de riesgo puede crear “inmunidad” frente a la patología, asimismo la cantidad de administración debe ser esencial para garantizar un buen funcionamiento del fármaco.

“La metformina se utiliza desde la etapa de pre diabetes ya que hay un estudio que es el de prevención de diabetes donde se encontró que la metformina bajaba la probabilidad de desarrollar diabetes a 10 años en pacientes con pre diabetes con un 31%. En los pacientes con pre diabetes se utiliza una dosis de 150 mg dos veces al día que es la dosis que se proveen los estudios que tenía ese efecto metabólico beneficioso en la prevención de desarrollo de diabetes en pacientes que tienen pre diabetes. Para los pacientes que tienen diabetes ellos deben utilizar una dosis de 1.000 mg dos veces al día, esa es la dosis adecuada”, asegura la doctora Hernández.

Diabetes y fallo renal

Cuando la diabetes ya ha avanzado considerablemente como lo explica la doctora la metformina puede causar algunos efectos secundarios si no se consume de manera racionada y en menor cantidad que en un principio.

“Los pacientes que sufren de fallo renal avanzado tienen una razón de filtración de riñón a menos de 45 en estos la dosis de la metformina se reduce a la mitad ya que ellos pueden tener una complicación conocida como acidosis láctica relacionada al fallo renal que cuando se utiliza el medicamento la probabilidad que ocurra puede ser mayor”, indicó.

Tratamiento

También puede interesarte:  Según un estudio sufrir diabetes después de los 50 años podría ser un señal temprana de cáncer de páncreas

El fármaco se recomienda como primera línea de terapia para los pacientes que han desarrollado diabetes, asimismo para aquellos diagnósticos avanzados, sin embargo, la cantidad administrada varía de acuerdo al avance del individuo y las posibles complicaciones que se estén presentando durante la enfermedad.

“En la mayoría de los casos se recomienda como primera línea de tratamiento, pero si hay un paciente con un fallo renal avanzado normalmente no se comienza con ese tratamiento desde el principio y si el paciente ya lo utiliza se elimina y se considera otro medicamento con el fin de que no tengan problemas”, agregó la doctora. Además asegura: “Este es un medicamento que se puede utilizar desde un primer momento, es un medicamento económico, no produce aumento de peso y la mayoría de las investigaciones de nuevos medicamentos se añaden a la metformina y aparte es un medicamento bastante seguro para utilizar”.

Comentarios de Facebook