Las hormonas regulan el funcionamiento de todo nuestro organismo, por lo que enfermedades que interfieren en su producción tienen consecuencias graves para la salud.

Regular nuestro estado de ánimo, mantener la temperatura corporal, permitir el crecimiento y desarrollo de nuestro cuerpo y ayudar a la digestión, a la respiración, a la circulación sanguínea e incluso a la función sexual. Las hormonas tienen infinidad de funciones vitales en nuestro organismo.

Las hormonas son mensajeros químicos que se producen en las glándulas endocrinas y que viajan a través de la sangre hasta llegar a cada uno de los órganos y tejidos donde desarrollan su función.

Estas moléculas, con el fin de regular correctamente los procesos que ocurren en nuestro cuerpo, deben presentarse en concentraciones perfectamente equilibradas. Cualquier situación que altere este delicado equilibrio puede tener graves consecuencias para la salud de todo el organismo.

¿Qué es el sistema endocrino?

A grandes rasgos, el sistema endocrino es el conjunto de órganos encargados de producir hormonas. Estos órganos son las glándulas endocrinas, las cuales están situadas por distintas partes de nuestro cuerpo: cabeza, cuello y tronco.

Existen diferentes glándulas endocrinas: hipotálamo, glándula pineal, hipófisis, tiroides, glándulas paratiroideas, timo, glándulas suprarrenales, páncreas, ovarios y testículos.

Cada una de ellas produce unos tipos determinados de hormonas, que son unas sustancias químicas que se liberan al torrente sanguíneo y que actúan como mensajeros, coordinando y modificando las funciones de distintos órganos y tejidos del cuerpo.

1. Diabetes

La diabetes es una enfermedad endocrina caracterizada por la falta de insulina en sangre, una hormona producida por el páncreas que se encarga de permitir que la glucosa (procedente de los alimentos) entre en las células y les suministre energía.

Cuando la producción de insulina se ve afectada, la glucosa se encuentra circulando libremente por la sangre, lo que puede derivar en consecuencias graves para la salud. Este exceso de azúcar en sangre provoca:

  • Pérdida de peso involuntaria
  • Mucha sed
  • Aparición de llagas que tardan en cicatrizar
  • Infecciones recurrentes
  • Fatiga y debilidad
  • Visión borrosa
  • Cetonas en la orina: productos que genera el cuerpo cuando, al no tener insulina, no puede conseguir energía de la glucosa y tiene que degradar masa muscular y grasa para obtener esta energía.
También puede interesarte:  Trastornos hormonales y metabólicos causados por la diabetes

2. Hipertiroidismo

El hipertiroidismo es una enfermedad endocrina común que ocurre cuando la glándula tiroides produce demasiada cantidad de hormonas. Estas se encargan de mantener unos buenos niveles de energía durante el día, regular el ritmo circadiano, quemar el exceso de grasa, etc.

Cuando los niveles de estas hormonas son demasiado altos, el metabolismo de todo el cuerpo se acelera. Suele ocurrir cuando el propio cuerpo incita la producción de tiroxina (la principal hormona tiroidea), hay tumores en la glándula tiroides, exceso de yodo en la dieta, infecciones víricas, etc.

Esta situación tiene los siguientes síntomas para el cuerpo:

  • Pérdida de peso involuntaria
  • Taquicardia (más de 100 latidos por minuto)
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Nerviosismo
  • Ansiedad
  • Temblores
  • Piel delgada
  • Fragilidad del cabello
  • Sensibilidad al calor
  • Irritabilidad

3. Enfermedad de Addison

La enfermedad de Addison es un trastorno endocrino potencialmente mortal que ocurre cuando las glándulas suprarrenales, ubicadas encima de los riñones, no producen suficiente cantidad de hormonas. Estas son básicamente el cortisol y la aldosterona, encargadas de degradar grasas y de aumentar la presión sanguínea, respectivamente.

Esta enfermedad puede aparecer en todos los grupos de edad. Su desarrollo es lento y los síntomas tardan en notarse, aunque cuando aparecen son los siguientes:

  • Pérdida de peso involuntario
  • Disminución del apetito
  • Fatiga extrema
  • Presión sanguínea baja
  • Dolor abdominal
  • Depresión
  • Caída del cabello
  • Hipoglucemia (bajos niveles de azúcar en sangre)
  • Oscurecimiento de la piel
  • Irritabilidad

4. Enfermedad de Cushing

La enfermedad de Cushing es un trastorno endocrino que aparece cuando las glándulas suprarrenales producen demasiada cantidad de hormonas, especialmente cortisol. Esto provoca que el metabolismo de las grasas en el cuerpo se vea afectado.

También puede interesarte:  ¿Qué es el Síndrome de Cushing?

Suele surgir cuando el propio cuerpo, a causa de algún defecto genético, produce más cortisol del que necesita. También puede ser causado por el uso de determinados medicamentos.

Los síntomas de la enfermedad de Cushing son los siguientes:

  • Formación de una joroba de grasa entre los hombros
  • Redondeamiento de la cara
  • Aparición de estrías
  • Cicatrización lenta de heridas y picaduras
  • Formación de acné
  • Aumento de peso
  • Osteoporosis (debilitamiento de los huesos)
  • Mayor riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2

5. Acromegalia

La acromegalia es una enfermedad endocrina que ocurre cuando la glándula pituitaria produce demasiada cantidad de hormona del crecimiento en la fase adulta. A diferencia del gigantismo que veremos a continuación, esta aparece en personas de edad media.

El desarrollo es lento y de no tratarse puede resultar mortal. La acromegalia suele identificarse en primer lugar por un aumento del tamaño de las manos y de los pies. Posteriormente se pueden observar los siguientes síntomas:

  • Facciones faciales más grandes, con protuberancias
  • Piel más gruesa y áspera
  • Sudoración excesiva
  • Formación de verrugas en la piel
  • Lengua más grande
  • Disfunción eréctil
  • Movilidad reducida
  • Agrandamiento de los órganos
  • Fatiga y debilidad
  • Ronquera
  • Voz más grave

¿Cómo se tratan las enfermedades endocrinas?

Como hemos visto a lo largo de este artículo, las enfermedades endocrinas puedan acarrear graves problemas de salud. Afortunadamente, existen terapias que ayudan a devolver el equilibrio hormonal al organismo.

En caso de que el problema sea que se produce demasiada cantidad de hormona, hay tratamientos que reducen su producción incidiendo sobre la glándula que está afectada. Si el problema es que el cuerpo no produce suficiente cantidad, las terapias basadas en la administración de suplementos hormonales suelen ser muy eficientes.

Sin embargo, hay algunas que provocan afecciones irreversibles. En este caso, de igual manera hay tratamientos que reducen el riesgo de que las enfermedades deriven en complicaciones más graves.

Comentarios de Facebook