Un coma diabético es una complicación de la diabetes en la que si se alcanza un nivel muy alto de azúcar en sangre (hiperglicemia) o un nivel demasiado bajo de azúcar en sangre conocido como hipoglucemia, pueden llegar a suceder resultados fatales.

Cuando un paciente diabético está a punto de entrar en un coma puede presentar algunos síntomas que pueden hacer entrar en alerta como sed excesiva, casi llegando al extremo de ser insaciable. Aquí se entiende que el cuerpo intenta compensar los niveles de azúcar tomando agua pero el cuadro continúa y no controla la enfermedad.

Otros síntomas comunes suelen ser boca seca, alucinación, agresividad, visión borrosa, idas frecuentes al baño a orinar, lo que no es normal, piel reseca y muy caliente e incluso podrían llegar a presentar fiebre especialmente si se está padeciendo alguna infección.

En pacientes con esta condición, el monitoreo y el autocontrol resultan realmente de vital importancia para prevenir graves extremos como las convulsiones.

Realizar el adecuado seguimiento a los niveles de azúcar en sangre y estar atentos a los síntomas de alerta como los mencionados anteriormente, por parte de pacientes, familiares o cuidadores, puede salvar la vida de quien se enfrenta a esta condición médica.

Si tienes diabetes, ya debes conocer que eres aún más propenso a las infecciones que regularmente están acompañadas por fiebre, la que ocasiona en el cuerpo una elevación en el azúcar. Por ello, atenderla de manera inmediata, así como acudir al especialista de lo más pronto posible, puede disminuir el riego de presentar un coma diabético.

Se dice que entre más años se tengan, mayor es el riesgo, sin embargo, no dejan de existir casos de pacientes jóvenes que por descuido en la alimentación o por el desapego al tratamiento de la diabetes son también propensos a esta situación.

También puede interesarte:  Estudio demuestra eficacia de un páncreas artificial externo en pacientes con diabetes tipo 2

Dependiendo de la gravedad y el cuadro que se presente, para el paciente será  indispensable una hospitalización para dar manejo por parte de un especialista principalmente a la hidratación, por medio de líquidos intravenosos y aplicación controlada de insulina.

Un importante cuadro que puede llevarte a un coma diabético siendo tal vez  el más común, es la hipoglucemia, que se refiere a la baja de azúcar en sangre. Hasta el 90% de los pacientes diabéticos lega a presentar alguna vez este episodio que muchas veces ocurre por no manejar la dosis correcta de insulina y se manifiesta con síntomas como taquicardia, sudoración, temblor, agitación, perdida del conocimiento y convulsiones.

La Asociación Americana de la Diabetes indica que el índice normal de glucosa en sangre debe ser de 70 a 99 por decilitro (mg/dL) o menos,  por lo que es fundamental  llevar un control de la glucosa a diario, especialmente porque no suele presentar ninguna sintomatología.

Revisa siempre los niveles de azúcar en sangre  y ten cuidado de no auto medicarte pues algunos medicamentos pueden incrementar los niveles de azúcar. 

Comentarios de Facebook