Las enfermedades asociadas con la tiroides afectan a 200 millones de personas, aproximadamente. Los trastornos se producen cuando la glándula tiroidea no produce los niveles adecuados de hormonas que necesita nuestro organismo para cumplir ciertas funciones del crecimiento, desarrollo y metabolismo.

La mayoría de personas, incluso, nunca asoció algunos síntomas que presentaba con irregularidades de tiroides. Varias asocian la enfermedad como una condición que afecta a personas mayores, aunque personas de todas las edades pueden padecer afecciones relacionadas a esta glándula. Sin embargo, sí se presentan con mayor frecuencia en mujeres; a veces en los primeros estadios del embarazo.

Signos que debes tener en cuenta

Las alteraciones de la glándula tiroidea no se producen por una única causa. Dentro de los factores más comunes se encuentran: bajos niveles de yodo, consumo habitual de algunos fármacos, extirpación de la glándula -sin importar el motivo-, entre otros.

Como los problemas de la glándula tiroidea no son fáciles de detectar, es probable que un diagnóstico para ciertos síntomas no concuerde. Por eso, en la actualidad muchos médicos solicitan las pruebas sanguíneas de tiroides como parte de los exámenes de rutina.

Sin embargo, los especialistas coinciden en que si presentas: fatiga constante, sueño en exceso, caída abundante de cabello, uñas quebradizas, pérdida de memoria o irregularidades menstruales podrías padecer de una enfermedad tiroidea no descubierta. Ante estos indicios es importante que consultes con tu médico para que recibas el tratamiento adecuado y recobres tu salud.

Comentarios de Facebook
También puede interesarte:  Principales diferencias entre la diabetes tipo 1 y 2