Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública | Revista Diabetes

La hiperinsulinemia suele ir ligada a la diabetes, pero no es su única causa. Detrás de esta fabricación excesiva de insulina puede haber trastornos como la obesidad o alteración del páncreas.

Seguramente ha oído hablar de hipoglucemia, hiperglucemia, resistencia a la insulina, pero hay otra alteración, también relacionada con cómo se aprovecha el azúcar de los alimentos, que no es tan conocida.

Hablaron de la hiperinsulinemia, que se produce cuando el páncreas produce más insulina de la que realmente necesita el organismo.

La insulina es la llave que permite a las células utilizar la glucosa como fuente de energía.

Si no se controla a tiempo, este trastorno favorece a la aparición de otros como la hipertensión, el síndrome metabólico o la acumulación de grasa en diferentes órganos del cuerpo, como pueden ser dentro del hígado o alrededor del corazón.

Causa que provoca que suba la insulina

¿Pero por qué el páncreas puede actuar de esta manera? Se debe fundamentalmente debido a 3 alteraciones:

La resistencia a la insulina, que ocurre cuando el cuerpo no sabe aprovechar bien. Para compensarlo, el páncreas puede acabar generando más y las consecuencia es que los niveles de esta hormona se elevan enormemente.

La diabetes tipo 2 también puede estar detrás. Si no está bien controlada, el nivel de azúcar en sangre aumenta y para intentar contrarrestarlo, el páncreas fabrica más insulina.

Pero cuando hay una diabetes la insulina no tiene la suficiente fuerza para poder disminuir la glucosa, con lo que se produce cada vez más hasta llegar a la hiperinsulinemia.

También puede interesarte:  Cómo controlar el azúcar en un mes

La obesidad es otro de los trastornos vinculados a la hiperinsulinemia y sucede debido a dos mecanismos: el primero, que la mayoría de personas que la sufren suelen responder de forma anómala al azúcar, como ocurre en la diabetes.

Pero este aumento de los niveles de insulina en sangre también puede tener otra explicación. La insulina es una hormona impolítica es decir que de alguna manera ayuda a eliminar el tejido adiposo y en su intento de regular el metabolismo de las células que contienen grasa, puede acabar aumentando.

Otros trastornos que puede estar detrás

Aunque resistencia a la insulina, diabetes y obesidad son las tres causas más comunes de hiperinsulinemia, hay otras mucho menos frecuentes pero que también pueden darse.

Que las células encargadas de producir la insulina (células beta) crezcan más de lo normal. Una alteración que se conoce como nesidioblastosis y que, aunque es más frecuente en los niños también puede darse en los adultos.

Que  esta misma células están afectadas por un tumor muy poco frecuente conocido como insulinoma.

Comentarios de Facebook