La neuropatía periférica diabética es una complicación común que se presenta como dolor y otras disestesias, como entumecimiento, ardor u hormigueo.

La Organización Mundial de la Salud estima un total de 422 millones de adultos con diabetes en todo el mundo y una prevalencia mundial (8,5%) que casi se ha duplicado en 4 décadas.

Muchos pacientes con neuropatía periférica diabética dolorosa experimentan un alivio inadecuado del dolor incluso con los mejores tratamientos médicos disponibles.

El dolor crónico, independientemente de la etiología, afecta negativamente la calidad del sueño. Esto puede ser especialmente cierto para estos pacientes, quienes presentan síntomas que clásicamente empeoran por la noche. 

Por esa razón, la doctora Erika Petersen, el doctor Thomas G. Stauss y el doctor James A. Scowcroft, realizaron un ensayo clínico donde el resultado arrojó que el 79% de los participantes que respondieron al tratamiento cuyos déficits neurológicos subyacentes no empeoraron en comparación con el 5% de los controles tratados con tratamiento médico convencional.

Este estudio, uno de los más grandes para el este tipo tratamientos hasta la fecha, fue diseñado como un estudio pragmático para proporcionar evidencia de alto nivel para guiar la toma de decisiones clínicas. 

Los resultados indican que la SCS de 10 kHz mejora en gran medida el sueño de los pacientes con dolor crónico. Además, los pacientes mejoraron en una variedad de medidas de calidad de vida relacionadas con la salud, lo que sugiere un efecto amplio de este tratamiento en la vida de los pacientes.

Los pacientes con dolor crónico reaccionaron a los mejores tratamientos disponibles pueden ser tratados de forma segura y eficaz con SCS de alta frecuencia (10 kHz). Las pautas de tratamiento basadas en la evidencia deben contemplar el posicionamiento del SCS de 10 kHz en el continuo de la atención. 

También puede interesarte:  Detecta la diabetes en tu hijo

Es decir, los pacientes experimentaron un alivio sustancial y sostenido del dolor, así como mejoras evaluadas clínicamente en la función neurológica y una mejor calidad de vida relacionada con la salud. 

Revista MSP

Comentarios de Facebook