Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública | Revista Diabetes

Entrevista a: Luis Gely, MD Cardiólogo
Por Angélica Claudio Merced

Padecer de niveles elevados de azúcar en la sangre o diabetes trae consigo el riesgo de sufrir de otras enfermedades crónicas como la hipertensión arterial o colesterol alto. Éstas a su vez podrían llevar a una complicación más peligrosa aún como sufrir de padecimientos cardiovasculares, entre esos el síndrome coronario agudo o hasta un derrame cerebral. Por eso se hace indispensable el llamado a la prevención para evitar el riesgo de muerte por condiciones cardiacas en pacientes diabéticos.

La diabetes y sus factores de riesgo

La diabetes puede llevar a un paciente a desarrollar enfermedades cardiovasculares ya que el exceso de azúcar en la sangre también causa daños a varias áreas del cuerpo, entre esas los vasos sanguíneos.

“El azúcar elevado en la sangre es un factor importante para producir inflamación del endotelio vascular (órgano que cubre la superficie interna de los vasos sanguíneos). Esa circunstancia es un precursor de enfermedad arterioesclerótica, tanto en las coronarias, en el corazón, en el cerebro y las piernas”, explicó el cardiólogo Luis Gely en entrevista con la Revista Medicina y Salud Pública.

De acuerdo al especialista, existen factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares tanto para los pacientes con diabetes tipo 1 como tipo 2.

“Los diabéticos tipo 1 están a mayor riesgo porque en general comienzan su enfermedad más temprano en la vida, son pacientes más jóvenes. Por lo tanto, van a estar expuestos a la diabetes por más tiempo y pueden desarrollar enfermedad coronaria prematura. Mientras que el paciente diabético tipo 2 (que generalmente se le diagnostica la enfermedad en su adultez) el aumento en la insulina o lo que llamamos hiperinsulinemia es otro factor de riesgo por la inflamación del endotelio vascular, lo que tapiza las arterias en su interior y puede desarrollar enfermedad arterioesclerótica en general”, agregó el doctor con 23 años de experiencia en cardiología.

Otros factores de riesgo para enfermedades coronarias son la obesidad, la hipertensión arterial y el colesterol elevado. Según indicó el galeno, los niveles de estos últimos dos deben mantenerse controlados porque “mientras más factores de riesgo tenga el paciente, mayor es el riesgo de tener condiciones cardiovasculares”. “Es bien importante en el paciente diabético mantener una presión arterial controlada, que esté en menos de 130/80. En lo que se refiere al colesterol, el paciente diabético que tenga más de 40 años y que tenga un colesterol LDL mayor de 70 se beneficia de tratamiento con medicamentos conocidos como estatina para bajar el colesterol”, agregó el médico.

También puede interesarte:  Diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares

Complicaciones cardiovasculares asociadas a la diabetes

Son varias las enfermedades o condiciones cardiovasculares que podría desarrollar un paciente diabético. Entre estas se encuentra el síndrome coronario agudo, que según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos se define como “cualquier afección que repentinamente detenga (o reduzca de manera considerable) el flujo de sangre al corazón”. Un síndrome coronario agudo puede incluir infarto de miocardio y angina o dolor de pecho. De acuerdo al doctor Gely, la angina de pecho es el síntoma cardinal más común de la enfermedad coronaria.

El cardiólogo también indicó que si la enfermedad arterioesclerótica se localiza en el cerebro o en las arterias carótidas la mayor complicación sería el stroke o derrame cerebral, mientras que los pacientes que tienen la enfermedad arterial periférica (que se presenta cuando hay estrechez de los vasos sanguíneos fuera del corazón), en las extremidades inferiores puede aumentar el riesgo de amputaciones, gangrena  y claudicación intermitente, que es cuando la persona tiene que detenerse al caminar porque siente dolores en la batata, cadera o muslo.

Tratamientos

Los profesionales de la salud coinciden en que la mejor manera de evitar las enfermedades cardiovasculares es la prevención. Y más si se trata de pacientes diabéticos. Sin embargo, el control de la diabetes se convierte en el tratamiento principal para descartar enfermedades cardiacas en estas personas. “Mientras mejor control de la diabetes más bajo el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares”, dijo Gely.

Para ello al paciente diabético se le realiza una prueba de sangre de hemoglobina glicosilada, en la que durante 90 días se mide el control de la diabetes. En el paciente diabético se considera como hemoglobina glicosilada ideal una menor de 7 por ciento.

“Mientras más descontrolada o alta la hemoglobina glicosilada mayor es el riesgo o probabilidad de desarrollar eventos macrovasculares, como stroke e infarto del miocardio y eventos microvasculares como neuropatía diabética, retinopatía diabética y nefropatía diabética”, indicó el especialista.

Medicación

También existen medicamentos para disminuir el nivel de azúcar que -según diversos estudios- han demostrado beneficios cardiovasculares. Entre estos están los SGLT2, inhibidores a nivel del riñón y los que funcionan como agonistas para controlar la diabetes, los GLP1.

“Esos medicamentos han demostrado beneficios cardiovasculares hasta el punto de que actualmente si un paciente diabético está en alto riesgo o ya padece     de enfermedad coronaria, hay que considerar incluir en el tratamiento de diabetes uno de esos tipos de medicamentos”, explicó el cardiólogo.

En cuanto al factor de riesgo de colesterol alto para desarrollar condiciones cardiacas, el médico señaló que las estatinas, medicamentos que se usan para bajar el colesterol “han demostrado reducción significativa de riesgo cardiovascular en pacientes diabéticos”.

También puede interesarte:  Envolturas plásticas de alimentos podrían generar diabetes y cáncer

Recomendaciones generales

Hacer ejercicio y llevar una dieta balanceada sigue siendo la recomendación por excelencia para prevenir enfermedades como la diabetes y condiciones cardiovasculares.

“La diabetes tipo 2 se puede prevenir en algunas ocasiones con cambios terapéuticos en estilo de vida. Una dieta balanceada, visitar un nutricionista para que nos ayude a mantener un peso adecuado (con un índice de masa corporal por debajo de 25) y el ejercicio, ya sea aeróbico o cardiovascular es bien importante en toda población y específicamente en pacientes diabéticos”, puntualizó el doctor Gely con práctica en los municipios de Caguas y San Lorenzo.

Comentarios de Facebook