Está claro que la alimentación es lo que primero aprende a controlar una persona diabética, pero los medicamentos que se toman para un resfriado o dolor de cabeza también pueden interferir en la enfermedad. Son detalles importantes que hay que conocer.

Lo más importante para una persona con diabetes es tener y llevar un buen control de su enfermedad de lo contrario podría aparecer ciertas complicaciones que suelen ir asociadas a esta patología como afecciones cardiovasculares, fallos renales, daño nervioso, etc.

La diabetes afecta  a más de 6 millones de personas, la mayoría de ellas, con diabetes tipo 2. En el mundo, más de 425 millones viven con esta enfermedad.

La diabetes es en la actualidad, la cuarta causa de mortalidad entre las mujeres.

Para el paciente diabético es fundamental llevar un buen control de la glucosa en sangre. Sin embargo y según apuntan desde el Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE).

–   La mitad de los pacientes con diabetes tienen controlada su glucemia, a pesar del tratamiento.

–   Sólo un 59% de los enfermos de diabetes tipo 2 tiene adherencia al tratamiento recomendado.

–   No tener controlada la glucosa incrementa el riesgo de sufrir ciertas patologías. Por ejemplo, retinopatía diabética que acaba en ceguera o pie diabético, que está detrás del 70% de las amputaciones no traumáticas de las extremidades inferiores.

¿Hay medicamentos que no se pueden tomar?

Dentro del aprendizaje que recibe una persona con diabetes. La llamada educación diabetológica, hay varios puntos en los que se hace hincapié.

“Se incluye el comportamiento ante una posible descompensación, tanto por elevación de la glucosa (hiperglucemia) como por su excesiva disminución (hipoglucemia), explica para Saber Vivir el Dr. Alfonso José López Alba, endocrino y director de comunicación de la Sociedad Española de diabetes (SED).

Según el doctor López Alba, la hiperglucemia es la situación más común y puede ser provocada por:

También puede interesarte:  SPED recomienda no interrumpir la Metformina para tratar la diabetes tipo 2

–   Mal control de la alimentación por excesos puntuales

–   Situaciones de estrés que elevan la concentración de ciertas hormonas que a su vez aumenta la concentración de azúcar en sangre

–   Olvidos de la medicación para la diabetes e infecciones, pero también determinados medicamentos, de uso muy común para alteraciones que nada tienen que ver con la diabetes, pueden elevar la glucemia, incluso producir una descompensación.

Los fármacos que , en general, más pueden afectar el control glucémico son los glucocorticoides.

Estos medicamentos, según explica el doctor López, son muy utilizados en enfermedades habituales como el asma, problemas de piel, alergias, conjuntivitis o tendinitis entre otras y elevan de una forma rápida y marcada los niveles de glucemia.

Una persona diabética puede usar corticosteroides pero bajo la supervisión médica cercana.

“Alguien que sufre diabetes y a quién se le introduce nuevos fármacos, precisa de una información personalizada por si esto pudiera afectar su control metabólico. Si esto ocurre, puede ser preciso ajustar la dosis de antidiabéticos o la insulina” afirma el doctor.

Otros medicamentos que puede alterar los niveles de glucosa en la sangre son :

–   Medicamentos anti hipertensión, sobre todo los diuréticos tiazídicos.

–   Los agentes betabloqueantes

–   Las estatinas, usadas para el tratamiento de la hipercolesterolemia

–   Antibióticos como las quinolonas.

–   Los inhibidores de la proteasa para el tratamiento del SIDA

Comentarios de Facebook