Experimentar una bajada de azúcar que deje los niveles por debajo de 50 mg/dl no solo  provocará síntomas parecidos a los de la ansiedad (sudoración excesiva, temblores, dolor de cabeza, mareo, palidez), sino que puede aparecer la irritabilidad e incluso la dificultad para hablar. En casos graves, las personas con hipoglucemia pueden sufrir una pérdida momentánea del conocimiento.

También está el “vacío” en el estómago, una sensación muy desagradable que provoca hambre cuando todavía no debería de aparecer. Todos estos síntomas se agravarán o se manifestarán de manera más grave si la bajada de azúcar se produce de una forma rápida. Consumir algún terrón o galletas, puede ayudar a equilibrar la glucosa en sangre. Aunque conviene:

  • No saltarse ninguna comida.
  • Tener precaución con el ejercicio intenso.
  • Llevar un control adecuado de la insulina.

Cuando aparezca la ansiedad o el “vacío” en el estómago no hay que alarmarse. Lo recomendable es comprobar el estado de la glucosa con el glucómetro para tomar las acciones adecuadas para resolver esto. En cuanto los niveles de glucosa vuelvan a ser normales, la ansiedad y el “vacío” desaparecerán.

¿Cuáles son los mecanismos de la hipoglucemia?

Los síntomas expuestos responden a dos mecanismos que la CUN aclara de manera muy precisa. Cuando el azúcar disminuye en sangre se descarga adrenalina, lo que provoca que aparezca la ansiedad y la sensación de “vacío” en el estómago. La inquietud, taquicardia, palpitaciones son una alerta de que algo ocurre en el cuerpo y que conviene solucionar cuanto antes.

Junto con la descarga de adrenalina, los bajos niveles de azúcar también afectan al sistema nervioso central. Es entonces cuando aparece el dolor de cabeza, la sensación de tener mucho sueño, la confusión o las alteraciones del comportamiento como estar demasiado irritable. 

También puede interesarte:  Del 33% al 58% de los hombres con diabetes tipo 2 presentan hipogonadismo o andropausia

¿La hipoglucemia es peligrosa?

La hipoglucemia no es peligrosa en personas que no han sido diagnosticadas con diabetes y cuyos niveles de azúcar en sangre bajan por diversos motivos (no haber desayunado o haber hecho ejercicio extremo). En estos casos la hipoglucemia no es severa porque no desciende a niveles demasiado bajos.

Pero las circunstancias cambian en los pacientes diagnosticados con diabetes. En el artículo Hipoglucemia, enfermedad CV y mortalidad en diabetes se explica que los casos frecuentes de hipoglucemia en personas con diabetes pueden provocar disfunciones cardíacas e incluso una muerte súbita. Por lo tanto, conviene prevenirla siendo muy estrictos, sobre todo, con la alimentación.

Un 13,8% de las personas mayores de 18 años tiene diabetes tipo 2, Uno de los problemas habituales en estos pacientes es la hipoglucemia y es que aunque para la población general esto no es peligroso, para alguien con diabetes puede significar la diferencia entre estar bien o terminar en la cama de un hospital.

Comentarios de Facebook