Las personas con diabetes que duermen mal tienen un mayor riesgo de morir prematuramente, según un estudio.


Las personas con diabetes que tenían problemas para conciliar o mantener el sueño tenían un 87% más de probabilidades de morir por cualquier causa en los nueve años siguientes que las personas sin diabetes ni problemas de sueño, según un nuevo estudio.

El estudio, publicado el martes en la revista Journal of Sleep Research, analizó los datos de casi medio millón de participantes de mediana edad en el Estudio del Biobanco del Reino Unido, que alberga información genética y sanitaria exhaustiva sobre los residentes del Reino Unido.

Tras controlar los aspectos médicos y de estilo de vida que también podrían afectar al sueño, como la edad, el sexo, el peso, el tabaquismo, la depresión y otras enfermedades preexistentes, el estudio descubrió que las personas que dormían mal pero no tenían diabetes tenían un 11% más de probabilidades de morir en el periodo de seguimiento de nueve años del estudio que las personas sin diabetes que dormían bien.

“Las personas con diabetes, pero sin trastornos del sueño, tenían un 67% más de probabilidades de morir en comparación con las personas que no tenían ni diabetes ni problemas de sueño, y un 87% más de probabilidades de morir si tenían tanto diabetes como trastornos frecuentes del sueño”, dijo la autora del estudio Kristen Knutson, profesora asociada de neurología y medicina preventiva de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern.

Knutson y su equipo también compararon a las personas con diabetes que dormían bien con las que padecían la enfermedad y que solían dormir mal.

También puede interesarte:  Cuidados para pacientes con nefropatía diabética

“Las personas con diabetes que dormían mal tenían un 12% más de probabilidades de morir a lo largo de un periodo de seguimiento de nueve años que las personas con diabetes que dormían sin alteraciones frecuentes del sueño”, dijo Knutson.

El estudio es el primero que analiza la combinación de diabetes más alteraciones del sueño y el riesgo de mortalidad, añadió.

Relación conocida entre la diabetes y los problemas de sueño

Un estudio de este tipo solo puede mostrar una asociación y no una causalidad, dijo el Dr. Raj Dasgupta, especialista en sueño y profesor asistente de medicina clínica en la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, que no participó en la investigación.

Aunque los resultados del estudio son preocupantes, dijo, no son sorprendentes.

«La diabetes es una enfermedad mortal y puede verse fácilmente afectada por el sueño, o al revés», dijo Dasguta. «¿Está durmiendo mal porque su diabetes está mal controlada o el sueño deficiente está empeorando su diabetes?».

Por ejemplo, dijo Dasgupta, las personas con diabetes de tipo 2, el tipo más común, tienden a tener sobrepeso y pueden sufrir apnea obstructiva del sueño, cuando los músculos de la garganta se relajan y cierran las vías respiratorias, lo que interrumpe el sueño.

“Las personas con diabetes de tipo 2 también están predispuestas a sufrir problemas renales y a hacer múltiples viajes al baño por la noche porque siempre están orinando, especialmente si su diabetes está mal controlada”, añadió. También pueden tener daños en los vasos sanguíneos que provocan un dolor en las piernas llamado neuropatía, y es difícil conciliar el sueño por ese dolor.

También puede interesarte:  Prediabetes: posible causante de otras enfermedades graves

También es posible que un sueño de mala calidad afecte a la capacidad del organismo para regular los niveles de azúcar en la sangre, contribuyendo así al desarrollo de la diabetes, dijo Knutson.

«Hay trabajos experimentales que demuestran que si se toma a personas sanas y se les perturba el sueño, se observan alteraciones en la sensibilidad a la insulina», dijo. «Podría haber una asociación bidireccional entre ambas cosas, de modo que si se tienen problemas de sueño durante un largo periodo de tiempo, en realidad podría conducir al desarrollo de la diabetes».

¿Qué hacer?

Reconocer y abordar tus problemas de sueño, independientemente de si tienes o no diabetes, dijo Knutson. Dormir mal es un factor de riesgo de muerte prematura por cualquier causa por sí solo. “Si normalmente tienes problemas para conciliar el sueño o para mantenerlo, tienes que hablar con un médico y llegar realmente a la raíz del problema. Averiguar por qué no duermes bien y luego averiguar cómo solucionarlo”, dijo.

Si tienes diabetes, “trata tu diabetes, ése es el mensaje que se extrae de este estudio», dijo Dasgupta, “la diabetes es algo que debe ser controlado por tu médico de atención primaria y tu endocrinólogo”. Si no duermes bien, puede ser más difícil controlar tu diabetes, dijo Knutson. “No es fácil hacerlo y, además, si estás privado de sueño, tal vez no te acuerdes tan bien de tomar tu medicación o de medir tus niveles de azúcar en sangre”, agrego.

Fuente: CNN

Comentarios de Facebook