Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública | Revista Diabetes

La glucosa es el azúcar que se encuentra en la sangre. Esta proviene de los alimentos que consumes y son la principal fuente de energía. Esto se logra gracias a que la sangre lleva la glucosa a todas las células del cuerpo, para que sea usada como energía.

En pacientes sanos, que no padecen diabetes y ninguna enfermedad relacionada, es recomendable, que los niveles estén entre 70 y 100 miligramos de glucosa por decilitro de sangre (mg/dl).

En el caso de las personas con diabetes, de acuerdo, con la Asociación Americana de la Diabetes, se sugieren los siguientes niveles para adultos, exceptuando a las mujeres embarazadas:

  • Glucosa plasmática preprandial (antes de comer): 80–130 mg/dl
  • Glucosa plasmática posprandial (1-2 horas después del inicio de la comida)*: Menos de 180 mg/dl

Los niveles de glucosa en la sangre se pueden reducir con diferentes prácticas y hábitos que debes acoger a diario, como por ejemplo:

  1. Controla los niveles de glucemia a diario y lleva un registro de ellos. Y cuando visites a tu médico llévalos así lo ayudaras a determinar el tratamiento adecuado.
  2. Toma adecuadamente los medicamentos formulados por tu médico.
  3. Pérdida de peso.
  4. Práctica de ejercicio.
  5. Consumo de alimentos saludables.
  6. Acostúmbrate a mirar en las etiquetas de los alimentos la cantidad de carbohidratos que llevan.

Para monitorear los niveles de azúcar en la sangre puedes recurrir a dos métodos:

  • Usar un medidor de glucosa en la sangre para ver sus niveles de glucosa en el momento.
  • Hacerse la prueba del A1C, como mínimo dos veces al año para conocer el promedio de glucosa en la sangre en los últimos 2 o 3 meses.

Comentarios de Facebook
También puede interesarte:  Novedad tecnológica para el control de la diabetes: Dispositivo Min Med 670 G