El síndrome de Cushing aparece cuando el cuerpo tiene demasiada hormona cortisol a lo largo del tiempo. Puede ser el resultado de tomar corticosteroides por vía oral o de que el cuerpo produzca demasiado cortisol.

El exceso de cortisol puede producir algunos de los signos distintivos del síndrome de Cushing: una joroba de grasa entre los hombros, la cara redondeada y estrías de color rosado o púrpura en la piel. El síndrome de Cushing también puede provocar hipertensión arterial, pérdida de masa ósea y, en ocasiones, diabetes tipo 2.

Los tratamientos para el síndrome de Cushing pueden normalizar los niveles de cortisol y mejorar los síntomas. Cuanto antes se inicie el tratamiento, mayores serán las posibilidades de recuperación.

Síntomas

Los signos y síntomas del síndrome de Cushing pueden variar en función de los niveles del exceso de cortisol.

Signos y síntomas comunes del síndrome de Cushing
  • Aumento de peso y depósitos de tejido adiposo, particularmente alrededor de la sección media del cuerpo y la parte superior de la espalda, en la cara (cara de luna llena) y entre los hombros (cuello de bisonte)
  • Estrías gravídicas color rosa o púrpura en la piel del abdomen, muslos, mamas y brazos.
  • Piel fina y frágil, propensa a hematomas
  • Cicatrización lenta de heridas, picaduras de insectos e infecciones
  • Acné
Signos y síntomas que las mujeres con síndrome de Cushing pueden experimentar
  • Vello facial y corporal más grueso o más visible (hirsutismo)
  • Períodos menstruales irregulares o inexistentes
Signos y síntomas que los hombres con síndrome de Cushing pueden experimentar
  • Disminución del deseo sexual
  • Disminución de la fertilidad
  • Disfunción eréctil
Otros signos y síntomas posibles del síndrome de Cushing
  • Fatiga intensa
  • Debilidad muscular
  • Depresión, ansiedad e irritabilidad
  • Pérdida del control emocional
  • Dificultades cognitivas
  • Presión arterial alta nueva o que empeora
  • Dolor de cabeza
  • Infecciones
  • Oscurecimiento de la piel
  • Pérdida ósea, que produce fracturas con el tiempo
  • En niños, retraso en el crecimiento
También puede interesarte:  Trastornos hormonales y metabólicos causados por la diabetes
Causas

Sistema endocrinoOpen pop-up dialog box

Demasiada hormona cortisol en el cuerpo causa síndrome de Cushing. El cortisol, que se produce en las glándulas suprarrenales, cumple diversas funciones en el cuerpo.

Por ejemplo, el cortisol ayuda a regular la presión arterial, reduce la inflamación y mantiene el corazón y los vasos sanguíneos funcionando normalmente. El cortisol ayuda al cuerpo a responder ante el estrés. También regula la manera en que el cuerpo convierte las proteínas, los carbohidratos y las grasas que consumes en energía.

Función de los corticosteroides (síndrome de Cushing exógeno)

El síndrome de Cushing se puede producir como consecuencia de tomar corticosteroides orales, como prednisona, en dosis altas a lo largo del tiempo.

Los corticosteroides orales pueden ser necesarios para tratar enfermedades inflamatorias, como la artritis reumatoide, el lupus y el asma. También se pueden utilizar para evitar que el cuerpo rechace un órgano trasplantado.

Asimismo, es posible que el síndrome de Cushing se manifieste a partir de corticosteroides inyectables, por ejemplo, inyecciones repetidas para el dolor articular, la bursitis y el dolor de espalda. Con los medicamentos esteroides que se inhalan para el asma y las cremas con esteroides para la piel que se utilizan para trastornos cutáneos como el eccema, por lo general, la probabilidad de que se produzca síndrome de Cushing es menor que con los corticosteroides orales. Sin embargo, en algunas personas, estos medicamentos pueden provocar síndrome de Cushing, especialmente si se toman en dosis altas.

La producción en exceso del propio organismo (síndrome de Cushing endógeno)

La afección puede deberse a que el cuerpo produce demasiado cortisol o demasiada hormona adrenocorticotrófica, que regula la producción de cortisol.

En estos casos, el síndrome de Cushing puede estar relacionado con lo siguiente:

  • Un tumor en la glándula pituitaria (adenoma pituitario). Un tumor no canceroso (benigno) en la glándula pituitaria, ubicado en la base del cerebro, que produce una cantidad excesiva de hormona adrenocorticotrófica, lo que a su vez, estimula a las glándulas suprarrenales para que produzcan más cortisol. Cuando se desarrolla esta forma del síndrome, se denomina enfermedad de Cushing. Ocurre con mayor frecuencia en las mujeres y es la forma más común del síndrome de Cushing endógeno.
  • Un tumor que secreta hormona adrenocorticotrófica. En ocasiones poco frecuentes, un tumor que se desarrolla en un órgano que normalmente no produce hormona adrenocorticotrófica empieza a secretar esta hormona en exceso. Esos tumores, que pueden ser no cancerosos (benignos) o cancerosos (malignos), generalmente se encuentran en los pulmones, el páncreas, la tiroides o el timo.
  • Una enfermedad primaria de las glándulas suprarrenales. Los trastornos de las glándulas suprarrenales pueden provocar que estas produzcan demasiado cortisol. El más común de estos trastornos es un tumor no canceroso de la corteza suprarrenal, llamado adenoma suprarrenal, pero solo una pequeña fracción de los adenomas producen mucho cortisol.Los tumores cancerosos de la corteza suprarrenal son poco frecuentes, aunque también pueden provocar síndrome de Cushing. En algunas ocasiones, el aumento de tamaño nodular benigno de ambas glándulas suprarrenales puede derivar en síndrome de Cushing.
  • Síndrome de Cushing familiar. En ocasiones poco frecuentes, las personas heredan una tendencia a presentar tumores en una o varias de las glándulas endocrinas, lo que afecta los niveles de cortisol y provoca el síndrome de Cushing.
También puede interesarte:  Estas son algunas de las enfermedades endocrinas más comunes
Complicaciones

Sin tratamiento, las complicaciones del síndrome de Cushing pueden incluir lo siguiente:

  • Disminución de la masa ósea (osteoporosis), que puede ocasionar fracturas fuera de lo normal en los huesos, como fracturas en las costillas y en los huesos de los pies
  • Presión arterial alta (hipertensión)
  • Diabetes tipo 2
  • Infecciones frecuentes o fuera de lo normal
  • Pérdida de la fuerza y la masa muscular

Comentarios de Facebook