Para complementar y suministrar efectividad al paciente que fue diagnosticado de una patología como la diabetes, en un primer momento se cuenta con un tratamiento inicial que se usa para controlar la afección, más adelante se tiene en cuenta un terapia denominada de “mantenimiento”, esto con el propósito de llevar un control riguroso y mejorar la prognosis de la condición a largo plazo y evitar la manifestación de comorbilidades severas.

Por otro lado, algunas terapias suelen ser efectivas para la diabetes tipo 2, una de ellas es una ingesta balanceada y nutritiva como la dieta keto o cetogénica, que consiste en que el paciente coma alimentos ricos en grasas y proteínas y deje de lado o disminuya el consumo de carbohidratos, así lo señaló la Lcda Coralis Alsina para la Revista Medicina y Salud Pública (MSP).

“Lo importante es la cantidad y no tanto el tipo de alimento, así que no influye comerlo en la mañana o en la noche, sino las porciones”, señaló la especialista en nutrición.

Tratamiento farmacológico

“El mantenimiento es mejor tomando agonistas del receptor del péptido 1 similar al glucagón (AR GLP-1) en comparación con los inhibidores del cotransportador 2 de sodio y glucosa (iSGLT2); iSGLT2 es insuficiente en la práctica clínica”, dice el estudio.

La administración  de este tipo de medicamentos suele ser beneficioso  para el paciente que padece de diabetes ya que el riesgo cardiovascular es mínimo y es recomendable para individuos de alto riesgo, sin embargo, algunos efectos secundarios y el acceso a estos fármacos puede limitar su uso.

El estudio

Los investigadores estudiaron un grupo de voluntarios de 126,493 pacientes de 40 años o más tratados con metformina durante los años 2007 y 2015 donde se dió inicio en el uso de AR GLP-1 e iSGLT2 en 3.965 y 3.012,respectivamente, donde además se tuvo en uenta el sexo, edad y eficaica del medicmaento.

También puede interesarte:  El plan diaria para controlar el azúcar

Finalmente un rango entre el 24 y 29% de quienes recibieron GLP-1 e iSGLT2 suspendieron dicha administración como tratamiento inicial, asimismo el riesgo de erupción fue menor para los pacientes que usaron AR GLP-1.

“Aproximadamente el 6,2 % y el 12,5 % de los que recibieron AR GLP-1 e iSGLT2, respectivamente, interrumpieron cualquier medicación para la diabetes durante el primer año después de la fecha índice, con un 45 % menos de riesgo para el AR GLP-1 frente al iSGLT2 (IC del 95 %, 28 %-57 %)”, finaliza el estudio.

Es así, como determinó el riesgo de efectos secundarios adversos para cada medicamento donde se determinó que su uso aunque puede prevenir otras comorbilidades, depende de cada paciente y su reacción frente al mismo.

Comentarios de Facebook