Es normal sentir miedo al inyectar o inyectarse la insulina, dado que existe la creencia de que solo el personal de la salud lo puede realizar y que será muy dolorosa la experiencia. Sin embargo las agujas para insulina, ahora, son más pequeñas que antes y en el mercado hay varias opciones de lápices de insulina, los cuales son más fáciles de usar y resultan menos dolorosos. 

Higiene para la aplicación 

Ten presente que la higiene es fundamental para evitar infecciones y complicaciones al aplicar la insulina, por esto Revista Diabetes te recomienda lo siguiente: 

  • Lávate las manos.
  • Aplícate la inyección, en un lugar poco poblado. 
  • Mantén la inyección o el lápiz en un lugar adecuado. 
  • No reutilices la aguja si ha tenido contacto con objetos contaminantes. 
  • Observe que su piel esté limpia. 

Tips y lugar de aplicación 

Ten claro el nombre y la cantidad que te recomendó tu especialista 

No apliques más o menos de la requerida por tu especialista 

Verifica que tu lugar de inyección no tenga morados, heridas o bultos. 

Si la aguja no supera los tres  centímetros,  te puedes ayudar tomando un pedazo de tu piel y Aplicándola allí. 

No apliques la inyección en el mismo lugar, alternarlos a una distancia no mínima a dos dedos 

No apliques tan cerca del ombligo tu insulina 

Puedes aplicar tu insulina en diferentes partes como, el abdomen, la parte externa del brazo,  los muslos y los glúteos. 

Aplicación de insulina con jeringa 

Debes saber la cantidad de insulina que requieres. 

Mantén refrigerada la insulina.

Evita el aspecto turbio en el tarro.

Paso #1 : envía hacia atrás el émbolo de la jeringa hasta la cantidad que necesites (en la jeringa están los números), esto hazlo sin introducirla al frasco. 

También puede interesarte:  Estudio comprueba que la diabetes e hipertensión fungen como catalítico del COVID19

Paso 2: introduce la jeringa dentro del frasco de la insulina y suelta el aire en ella (dentro del frasco).

Paso 3: estando la jeringa y aguja dentro del frasco envía hacia atrás el émbolo de la jeringa hasta la cantidad que necesites – si observas que la jeringa tiene “burbujas” suelta la insulina de nuevo, dentro del frasco, y repite el procedimiento número 3. 

Paso 4: Inyecta la insulina en un ángulo de 90° de forma recta, es decir perpendicular al cuerpo. 

Paso 5: espera 15 segundos, después de aplicar totalmente la insulina, para retirar la jeringa. 

Aplicación de insulina con el lápiz 

Paso 1: conoce muy bien las partes del lápiz o pluma, la tapa, la ventana de dosificación y la cantidad de insulina que trae. 

Paso 2: si tu lápiz de insulina es nuevo debes expulsar el aire, así que: introduce la aguja (le quitas la cubierta de plástico, la insertas en la parte de adelante de la pluma y la “atornillas”) en el lápiz, gradúas la dosificación a uno o dos y expulsas la ínsula (sin inyectar al cuerpo) hasta que observes una burbuja en la aguja de la pluma. 

Paso 3: gradúa, en la ventana de dosificaciones, la cantidad establecida por tu médico. 

Paso 4: inyecta la insulina en un ángulo de 90° de forma recta, es decir perpendicular al cuerpo. 

Paso 5: espera 15 segundos, después de aplicar totalmente la insulina, para retirar la jeringa. 

Información extra 

Recuerda que las agujas las compras por separado.

Mantén contigo un envase para poner las agujas y proteger, aquellas  personas, que se acercan a las basuras. 

También puede interesarte:  Ensayado páncreas artificial en pacientes con diabetes tipo 2 e insuficiencia renal

El abdomen es el mejor lugar para aplicar tu insulina, ya que posee más grasa. 

Al llevar tu lápiz o pluma de insulina, asegúrate de que no se recaliente o se enfríe demasiado, ya que pueden inactivar la insulina.

Comentarios de Facebook