Por: Dr. Francis P. Baco, FACP, FACE, Especialista en Diabetes, Metabolismo y Enfermedades Endocrinológicas, Profesor Asociado de la Universidad Central del Caribe

¿Quiénes poseen mayor riesgo?

Los latinos tenemos una mayor probabilidad de desarrollar diabetes que los anglosajones blancos.  Si Puerto Rico fuera un estado de los Estados Unidos tendría el mayor número de personas con diabetes proporcional a su población. 

El centro de control de enfermedades y prevención (CDC) estimó en el 2018 que la prevalencia de diabetes en Puerto Rico es más o menos un 16%, (según los últimos datos del Departamento de Salud) o 1 de cada 7 personas en la isla tienen diabetes mellitus  Esto corresponde a más del 40% del promedio de todos los otros estados.

Además de ser latino, si tienes alguna de las siguientes condiciones o características, posees un mayor riesgo de tener o desarrollar diabetes mellitus:

  • Padre, madre, hijo o hija con diabetes
  • Etnicidad latina, afroamericana, indoamericano, asiático o del Pacífico
  • Alta presión o en tratamiento para alta presión
  • Historial de angina, infartos del corazón, insuficiencia arterial, o derrame cerebral
  • Triglicéridos mayores a 250mg/dL o colesterol bueno (HDL-C) por debajo de 35mg/dL
  • Mujeres con ovarios poliquísticos
  • Inactividad física
  • Sobrepeso

¿Qué es la diabetes mellitus?

La diabetes mellitus tipo 2 es una condición donde la insulina no trabaja correctamente y el cuerpo no produce suficiente insulina. Esta última se forma, almacena y secreta en el páncreas, un órgano que tenemos detrás del estómago.  Además,  permite que la glucosa y otros nutrientes en nuestra dieta entren a las células y se puedan utilizar para energía y otras funciones del cuerpo. 

Es como si tu fregadero estuviese parcialmente tapado. Mientras añadas pequeñas cantidades de agua y le des tiempo, el agua drena y el fregadero se vacía.  Sin embargo, si añades mucha agua de golpe o todo el tiempo estás añadiendo poquita agua y que esta sea mayor a la que está drenando, el fregadero se llena y se desborda.  O sea que, cuando el páncreas no puede formar la insulina que se necesita para asimilar los hidratos de carbonos o carbohidratos (harinas, frutas, jugos, dulces o refrescos) que hemos comido, el azúcar en la sangre sube. 

Cuando comemos, especialmente hidratos de carbonos (carbohidratos), como panes (integrales o regulares), pasta, frutas, jugos naturales, cereales, arroz, maíz, papas y viandas, el cuerpo produce insulina para que estos alimentos puedan pasar de la sangre a las células y el cuerpo pueda utilizar los componentes nutricionales. En la diabetes tipo 2, la insulina no trabaja bien y el cuerpo es incapaz de producir la insulina necesaria para que estos alimentos sean utilizados por el cuerpo.  Por lo tanto, se acumulan en la sangre al aumentar la glucosa o azúcar en la sangre, ácidos grasos y otras sustancias. 

¿Cómo la diagnosticamos?

La diabetes mellitus se define basados en el azúcar o glucosa en la sangre.  La muestra debe ser de la vena. El azúcar o glucosa no puede ser del dedo para hacer el diagnóstico de diabetes mellitus.

Los criterios que usamos para el diagnóstico son:

  • Glucosa en la sangre en ayuna (sin comer o beber excepto agua por 8 horas) de 126mg/dL o más en al menos dos ocasiones.
  • Glucosa en la sangre 2 horas luego de tomar una solución con 75gm de glucosa en 200mg/dL o más.
  • Hemoglobina A1c o glucosilada en 6.5% o más. Según la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos 
  • Mucha sed, deseos de orinar frecuentemente o pérdida de peso mientras come más de lo usual con una glucosa en sangre en cualquier momento en 200mg/dL o más.
  • Se necesita tener dos de ellos, excepto si tienes sed, orina constantemente o pierdes peso y tu azúcar está en 200 o más. Con esa situación se hace el diagnóstico con ese solo criterio.

¿Cuál es la importancia del controlar la diabetes mellitus?

Las complicaciones de la diabetes afectan significativamente tu calidad de vida. La diabetes es la causa más común por la cual se pierde la visión, hasta causar ceguera (retinopatía), los riñones dejan de funcionar y tienes que depender de la diálisis. La diabetes es uno de los factores principales para el desarrollo de angina e infartos del corazón, derrames cerebrales y problemas de la circulación arterial, lo que también provocaría gangrena. La diabetes mellitus se debe controlar para minimizar el riesgo de estas y muchas otras complicaciones. Mediante el control del azúcar o glucosa en sangre se ha demostrado que disminuye la probabilidad de desarrollar estas complicaciones. Si controlamos el azúcar en la sangre podemos mejorar la calidad de vida. 

La meta de control de la glucosa depende de tu edad e historial médico.  En términos generales, la mayoría de las veces buscamos:

  • Glucosa antes de comer entre 80-130mg/dL
  • Glucosa luego de comer por debajo de 180mg/dL
  • Alc o glucosilada por debajo de 7%

Es necesario resaltar que estas son metas generales, las cuales deben ser individualizadas de acuerdo a la edad y otros problemas médicos. Por favor, ten en cuenta que, aunque hayas comido, tu glucosa no debe estar por encima de 180 mg/dL.

¿Cómo alcanzamos estas metas?

Todo tratamiento conlleva un patrón alimenticio, actividad física y control del peso. No hay que seguir un patrón alimenticio o dieta perfecta donde tienes que pesar o medir todo lo que vas a comer. Lo que buscamos es evitar comidas altas en hidratos de carbonos y grasas, especialmente las grasas saturadas como manteca y mantequilla. Se deben distribuir varias comidas al día para facilitar el cuerpo y asimilar los alimentos de mejor manera. Realizar actividad física y bajar de peso ayuda a que la insulina funcione mejor. No tienes que llegar a tu peso ideal, con perder aproximadamente el 5% de tu peso, o sea 10 libras (si pesas 180 libras) se ha demostrado un beneficio en el control de la diabetes. 

En adición a una alimentación saludable, actividad física y control del peso, utilizamos medicamentos que ayudan a que la producción de insulina aumente, se preserve y funcione mejor para que los alimentos pasen de la sangre a las células en vez de acumularse en la sangre.  Utilizamos insulina si el cuerpo es incapaz de aumentar la producción de esta lo suficiente para controlar la glucosa en sangre. 

Alimentación

Todos estos medicamentos requieren que sigas un patrón alimenticio razonable. ¡No hay forma de controlar tu diabetes comiendo dulces y tomando refrescos regulares o incluso con dieta! Sería como tratar de apagar un fuego añadiéndole gasolina. Hoy en día tenemos múltiples medicamentos para ayudar a controlar la diabetes. Estos medicamentos te ayudan a lograr un mejor control, pero tienes que prestar atención a lo que estas comiendo, la actividad física que haces y tu peso. La pastilla o inyección mágica que cura la diabetes mellitus no existe. Si fuera tan fácil como tomarse un té, nadie tendría esta condición que sigue siendo la causa principal de ceguera, paro renal, infartos cardíacos y amputaciones de las piernas. Si vas a utilizar canela, áloe vera, picolinato de cromo, curry, jengibre, té verde y otros, no dejes tus medicinas. No se ha demostrado que estos agentes ayuden al control del azúcar en la sangre.

Ocúpate de tu diabetes.  Mientras más rápido lo hagas, mayores serán los beneficios. Habla con tu médico, preferiblemente un endocrinólogo y controla la diabetes a tiempo para evitar complicaciones. No dejes que la diabetes controle tu vida. 

Comentarios de Facebook
También puede interesarle:  Infecciones virales y diabetes mellitus: ¿existe alguna relación?