El hipertiroidismo es un término que se usa, cuando la glándula de la tiroides secreta en exceso la hormona tiroxina, es de vital importancia diagnosticar a tiempo esta condición,  seguir el tratamiento adecuado para así evitar posibles complicaciones.

Para su diagnóstico, es necesario realizar un examen físico, en el que el médico examinará la glándula tiroides cuando tragas para ver si está agrandada, irregular o blanda y controlará el pulso para ver si está acelerado o si es irregular.

De igual manera, también buscará síntomas propios de esta condición como temblor en los dedos cuando estás relajado, reflejos hiperactivos, cambios y temperatura de los ojos, piel seca. Así mismo, tu médico también va a solicitar unos análisis de sangre para poder medir los niveles de la tiroxina y la hormona estimuladora de la tiroides.

Una vez que los análisis de sangre salen positivos para hipertiroidismo, tu médico va a continuar con unos exámenes más específicos para poder determinar las posibles causas de esta enfermedad. Entre los principales estudios están: la prueba de captación de yodo radioactivo, gammagrafía de tiroides y ecografía de tiroides.

En cuanto al tratamiento, existen varias alternativas que van a depender de la edad del paciente, la condición física, la causa de base del hipertiroidismo, preferencias personales y la gravedad de la afección. Sin embargo, entre los posibles tratamientos están:  el yodo radioactivo, medicamentos antitiroides, betabloqueadores y la cirugía (tiroidectomía).

Comentarios de Facebook
También puede interesarte:  Conoce qué es el edema macular diabético y cómo prevenirlo