El cáncer puede dejar algunas secuelas en el organismo y alterar algunas funciones del mismo entre ellas la regulación de glucosa

Debido a los fuertes procedimientos a los que son sometidos los pacientes oncológicos muchos de estos se ven perjudicados en sus niveles de glucosa, pues existen medicamentos que pueden alterar estos niveles ampliamente, además de esto según la página Después del Cáncer los medicamentos también pueden incidir en una resistencia a la insulina, por ejemplo, los esteroides como la prednisona o prednisolona, la dexametasona o la hidrocortisona. Por otro lado, algunos tratamientos de quimioterapia pueden provocar un trastorno autoinmune que derive en la diabetes tipo 1.

Los tumores causados por el cáncer también pueden aparecer en el páncreas, lo que requiere una intervención quirúrgica con el fin de remover estas células tumorales, pero cuando se ejecutan estos tipos de procedimientos se corre el riesgo de que también se vean afectadas aquellas células que se encargan de la producción de la insulina de forma permanente, es por eso que las personas que padecen de cáncer tienen un 35%  más de probabilidad de desarrollar diabetes que otros individuos.

El cáncer de mama en los últimos años ha sido un tipo de padecimiento que ha tenido un gran aumento en la supervivencia en varias pacientes, sin embargo, se ha comprobado que aquellas que fueron sometidas a quimioterapias pueden desarrollar diabetes, en especial aquellas pacientes en estado posmenopáusico y que tienen peso elevado.

¿Cómo prevenir la diabetes luego de un cáncer?

De acuerdo a la página Después del Cáncer la diabetes es una enfermedad que cuando aparece no tiene algún tipo de cura, sin embargo, existe la posibilidad de que la diabetes tipo 2 pueda prevenirse, existen hábitos que deben tenerse en cuenta para que no aparezca la enfermedad, estos son:

También puede interesarte:  Nueva insulina de acción rápida aprobada por la FDA

–          Una dieta saludable: es importante que una persona se alimente de comidas reducidas en azúcar, hidratos de carbono y grasas saturadas y aumentar el consumo de vegetales que pueden prevenir y controlar el desarrollo de diabetes.

–          Actividad física: es recomendable que se haga algún tipo de ejercicio por lo menos 30 minutos diarios con el fin de fortalecer el organismo.

–          Peso adecuado: un factor de riesgo imperante en la diabetes es el sobrepeso, perder el 7% (si se pesa 100 kg) del mismo es recomendable para la salud .

–          Fumar: el hábito de la inhalación de tabaco puede influir en la aparición de la diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Es muy importante que mientras se padece de cáncer se mantengan hábitos saludables, también es necesario que se hagan controles de glucosa de manera continua y estructurada, además de establecer visitas con un especialista, con el fin de prevenir alguna otra enfermedad que pueda perjudicar en un futuro la calidad de vida de un paciente.

Comentarios de Facebook